La confesión de Pedro Cristo ha querido establecer una alianza conmigo porque me ama.

download La confesión de Pedro Cristo ha querido establecer una alianza conmigo porque me ama.

of 8

  • date post

    06-Sep-2014
  • Category

    Spiritual

  • view

    182
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Meditación del Papa Francisco Hoy continuamos con el tema de la remisión de los pecados, pero en referencia al llamado "potestad de las llaves", que es un símbolo bíblico de la misión que Jesús ha dado a los apóstoles. Lo primero que debemos recordar es que el protagonista del perdón de los pecados es el Espíritu Santo. [...] Tantas personas quizá no entienden la dimensión eclesial del perdón, porque domina siempre el individualismo, el subjetivismo y también nosotros cristianos lo volvemos a sentir. Cierto, Dios perdona a cada pecador arrepentido, personalmente, pero el cristiano está unido a Cristo, y Cristo está unido a la Iglesia. Para nosotros cristianos hay un don más, y hay también un compromiso más: pasar humildemente a través del ministerio eclesial. Y esto debemos valorarlo. (S.S. Francisco, 20 de noviembre de 2013).

Transcript of La confesión de Pedro Cristo ha querido establecer una alianza conmigo porque me ama.

  • La confesin de Pedro

    Jueves de la 18 Semana del Tiempo Ordinario-A

    Cristo ha querido establecer una alianza conmigo porque me ama.

    Primera Lectura: del libro del profeta Jeremas (31, 31-34):

    Salmo Responsorial: Sal 50
    R/.Oh Dios, crea en m un corazn puro

    Evangelio: san Mateo (16,13-23):

    Autor: P . Clemente Gonzlez | Fuente: Catholic.net

    jueves, 7 de agosto de 2014

  • Har una alianza nueva y no recordar sus pecados.
    Primera lectura
    Lectura del libro del profeta Jeremas (31, 31-34):

    "Se acerca el tiempo, dice el Seor, en que har con la casa de Israel y la casa de Jud una alianza nueva. No ser como la alianza que hice con los padres de ustedes, cuando los tom de la mano para sacarlos de Egipto. Ellos rompieron mi alianza y yo tuve que hacer un escarmiento con ellos.sta ser la alianza nueva que voy a hacer con la casa de Israel: Voy a poner mi ley en lo ms profundo de su mente y voy a grabarla en sus corazones. Yo ser su Dios y ellos sern mi pueblo. Ya nadie tendr que instruir a su prjimo ni a su hermano, dicindole: Conoce al Seor, porque todos me van a conocer, desde el ms pequeo hasta el mayor de todos, cuando yo les perdone sus culpas y olvide para siempre sus pecados".

    Palabra de Dios! Te alabamos Seor !

  • Salmo 50
    R/.Oh Dios, crea en m un corazn puro

    Oh Dios, crea en m un corazn puro,
    renuvame por dentro con espritu firme;
    no me arrojes lejos de tu rostro,
    no me quites tu santo espritu.R/.

    Devulveme la alegra de tu salvacin,
    afinzame con espritu generoso:
    ensear a los malvados tus caminos,
    los pecadores volvern a ti.R/.

    Los sacrificios no te satisfacen:
    si te ofreciera un holocausto, no lo querras.
    Mi sacrificio es un espritu quebrantado;
    un corazn quebrantado y humillado, t no lo desprecias.R/.
  • R/.Aleluya, aleluya.
    T eres Pedro y sobre esta piedra edificar mi Iglesia, y los poderes del infierno no prevalecern sobre ella, dice el Seor.R/.
    T eres Pedro y yo te dar las llaves del Reino de los cielos.
    Lectura del santo evangelio segn san Mateo (16,13-23):

    En aquel tiempo, cuando lleg Jess a la regin de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discpulos: "Quin dice la gente que es el Hijo del hombre?" Ellos le respondieron: "Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elas; otros, que Jeremas o alguno de los profetas".Luego les pregunt: "Y ustedes, quin dicen que soy yo?" Simn Pedro tom la palabra y le dijo: "T eres el Mesas, el Hijo de Dios vivo".Jess le dijo entonces: "Dichoso t, Simn, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado ningn hombre, sino mi Padre, que est en los cielos! Y yo te digo a ti que t eres Pedro y sobre esta piedra edificar mi Iglesia. Los poderes del infierno no prevalecern sobre ella. Yo te dar las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedar atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedar desatado en el cielo". Y les orden a sus discpulos que no dijeran a nadie que l era el Mesas.A partir de entonces, comenz Jess a anunciar a sus discpulos que tena que ir a Jerusaln para padecer all mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que tena que ser condenado a muerte y resucitar al tercer da.Pedro se lo llev aparte y trat de disuadirlo, dicindole: "No lo permita Dios, Seor. Eso no te puede suceder a ti". Pero Jess se volvi a Pedro y le dijo: "Aprtate de m, Satans, y no intentes hacerme tropezar en mi camino, porque tu modo de pensar no es el de Dios, sino el de los hombres!".

    Palabra del Seor! Gloria a Ti, Seor Jess!

  • Oracin

    Jess, al igual que Pedro no me gusta, en muchas ocasiones, el camino que debo recorrer para aspirar a la santidad. Por eso hoy, con mucha fe y esperanza, te busco en la oracin para suplicarte me concedas llegar a percibir tus sentimientos y conocer a fondo tu corazn. Que el centro de mi oracin seas T, y no tanto mis problemas o dificultades personales.

    Peticin

    Seor, que sepa reconocerte siempre como tu instrumento, porque T eres la nica fuente de la que emana el bien que puedo hacer.
  • Meditacin del Papa Francisco

    Hoy continuamos con el tema de la remisin de los pecados, pero en referencia al llamado "potestad de las llaves", que es un smbolo bblico de la misin que Jess ha dado a los apstoles.
    Lo primero que debemos recordar es que el protagonista del perdn de los pecados es el Espritu Santo. [...]

    Tantas personas quiz no entienden la dimensin eclesial del perdn, porque domina siempre el individualismo, el subjetivismo y tambin nosotros cristianos lo volvemos a sentir. Cierto, Dios perdona a cada pecador arrepentido, personalmente, pero el cristiano est unido a Cristo, y Cristo est unido a la Iglesia. Para nosotros cristianos hay un don ms, y hay tambin un compromiso ms: pasar humildemente a travs del ministerio eclesial. Y esto debemos valorarlo.(S.S. Francisco, 20 de noviembre de 2013).

  • Reflexin

    La fidelidad de Dios es eterna y ha mantenido su promesa y su alianza de generacin en generacin, independientemente de las infidelidades, rebeldas, traiciones e idolatras de su pueblo.
    La historia del pueblo de Israel es este concatenarse de la fidelidad de Dios y de la infidelidad de su pueblo. La alianza encuentra su pleno cumplimiento en Cristo y en la fundacin de su Iglesia. Cristo sella el inicio de la nueva alianza al fundar su Iglesia sobre los Apstoles, con Pedro como fundamento visible en la tierra: el Papa. Y ratifica esta "alianza nueva y eterna" en el momento de la institucin de la Eucarista, memorial de su pasin redentora, pacto sellado en su Sangre preciosa para la remisin de todos los pecados.
    La respuesta inspirada de Pedro "esto no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que est en los cielos" es el conocimiento interior prometido por Dios para aquellos con quienes establece la nueva alianza: "todos me conocern". Su Iglesia es el nuevo pueblo, con un mandamiento nuevo, con una doctrina nueva, llamada a crear hombres nuevos bajo la gua del Vicario de Cristo, el sucesor de Pedro.
    Seor, crea un m un corazn nuevo para poder conocerte, amarte y vivir en tu Iglesia el mandamiento nuevo del amor, en respuesta a tu eleccin y a la nueva alianza que has querido establecer libremente conmigo porque me amas.
  • Propsito

    Renunciar a algo que me cuesta mucho (como or msica un da), y ofrecerlo a Dios por aquellas personas que han perdido su fe.

    Dilogo con Cristo

    Gracias, Seor, porque siendo Hijo de Dios, has dado tu vida por m, porque me amas. Quiero seguirte con fidelidad y dejarme guiar por tu Palabra. T me conoces, sabes de mi debilidad, de mi temor al sacrificio, al dolor, por eso confo en Ti y pongo mi vida entera en tus manos. Quiero que seas la fuerza que me sostenga, la alegra que nunca me abandone.