El ms grande en el Cielo ‰l permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo...

download El ms grande en el Cielo ‰l permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo entendamos con claridad

of 8

  • date post

    06-Sep-2014
  • Category

    Spiritual

  • view

    234
  • download

    1

Embed Size (px)

description

El más grande en el Cielo Él permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo entendamos con claridad

Transcript of El ms grande en el Cielo ‰l permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo...

  • El ms grande en el CieloEl ms grande en el Cielo Martes de la 19 semana del Tiempo Ordinario-A l permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo entendamos con claridad Autor: P. Clemente Gonzlez | Fuente: Catholic.netAutor: P. Clemente Gonzlez | Fuente: Catholic.net Primera Lectura:Primera Lectura: del libro del profeta Ezequiel (2, 8-3, 4):del libro del profeta Ezequiel (2, 8-3, 4): Salmo Responsorial:Salmo Responsorial: Sal 118,14.24.72.103.111.131Sal 118,14.24.72.103.111.131 R/. Qu dulce al paladar tu promesa, Seor!Qu dulce al paladar tu promesa, Seor! Evangelio:Evangelio: san Mateo (18,1-5.10.12-14):san Mateo (18,1-5.10.12-14): martes, 12 de agosto de 2014martes, 12 de agosto de 2014
  • Me dio a comer el libro y me supo dulce como la miel.Me dio a comer el libro y me supo dulce como la miel. Primera lecturaPrimera lectura Lectura del libro del profeta Ezequiel (2, 8-3, 4):Lectura del libro del profeta Ezequiel (2, 8-3, 4): Esto dice el Seor: "Hijo de hombre, escucha lo que voy a decirte y no seas rebelde como la casa rebelde. Abre la boca y come lo que voy a darte". Vi entonces una mano tendida hacia m, con un libro enrollado. Lo desenroll ante m: estaba escrito por dentro y por fuera; tena escritas lamentaciones y amenazas. Y me dijo: "Hijo de hombre, come lo que tienes aqu; cmete este libro y vete a hablar a los hijos de Israel". Abr la boca y me dio a comer el libro, dicindome: "Hijo de hombre, alimenta tu vientre y sacia tus entraas con este libro que te doy". Me lo com y me supo dulce como la miel. Y me dijo: "Hijo de hombre, anda; dirgete a los hijos de Israel y diles mis palabras". Palabra de Dios! Te alabamos Seor !Palabra de Dios! Te alabamos Seor !
  • Salmo 118,Salmo 118,14.24.72.103.111.13114.24.72.103.111.131 R/. Qu dulce al paladar tu promesa, Seor!Qu dulce al paladar tu promesa, Seor! Mi alegra es el camino de tus preceptos, ms que todas las riquezas. R/. Tus preceptos son mi delicia, tus decretos son mis consejeros. R/. Ms estimo yo los preceptos de tu boca que miles de monedas de oro y plata. R/. Qu dulce al paladar tu promesa: ms que miel en la boca! R/. Tus preceptos son mi herencia perpetua, la alegra de mi corazn. R/. Abro la boca y respiro, ansiando tus mandamientos. R/. http://image.slidesharecdn.com/dia12agt14-140813022528-phpapp02/95/el-ms-grande-en-el-cielo-l-permite-es-lo-mejor-para-nosotros-aunque-muchas-veces-no-lo-entendamos-con-claridad-3-638.jpg?cb=1407914766
  • R/.R/.Aleluya, aleluya.Aleluya, aleluya. Tomen mi yugo sobre ustedes, dice el Seor, y aprendan de m, que soy manso y humilde deTomen mi yugo sobre ustedes, dice el Seor, y aprendan de m, que soy manso y humilde de corazn.corazn. R/.R/. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeos.Cuidado con despreciar a uno de estos pequeos. Lectura del santo evangelio segn san Mateo (18,1-5.10.12-14):Lectura del santo evangelio segn san Mateo (18,1-5.10.12-14): En cierta ocasin, los discpulos se acercaron a Jess y le preguntaron: "Quin es el ms grande en el Reino de los cielos?". Jess llam a un nio, lo puso en medio de ellos y les dijo: "Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los nios, no entrarn en el Reino de los cielos. As pues, quien se haga pequeo como este nio, se es el ms grande en el Reino de los cielos. Y el que reciba a un nio como ste en mi nombre, me recibe a m. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeos, pues yo les digo que sus ngeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que est en el cielo. Qu les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le pierde una, acaso no deja las noventa y nueve en los montes, y se va a buscar a la que se le perdi? Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrar ms por ella, que por las noventa y nueve que no se le perdieron. De igual modo, el Padre celestial no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeos". Palabra del Seor! Gloria a Ti, Seor Jess!Palabra del Seor! Gloria a Ti, Seor Jess! http://image.slidesharecdn.com/dia12agt14-140813022528-phpapp02/95/el-ms-grande-en-el-cielo-l-permite-es-lo-mejor-para-nosotros-aunque-muchas-veces-no-lo-entendamos-con-claridad-4-638.jpg?cb=1407914766
  • OracinOracin Espritu Santo, dame tu luz en este momento de oracin. Con la confianza de un nio pido tambin la intercesin de mi ngel de la guarda, de modo que tenga la docilidad para escuchar la Palabra y seguirla, como una oveja sigue a su pastor. PeticinPeticin Jess, concdeme el don de buscar, con la sencillez y la nobleza de un nio, el amor.
  • Meditacin del Papa FranciscoMeditacin del Papa Francisco Cuando un cristiano olvida la esperanza, o peor, pierda la esperanza, su vida no tiene sentido. Es como si la vida estuviera delante de un muro: nada. Pero el Seor nos consuela con la esperanza. Como un pastor que apacienta el rebao, su brazo lo rene, toma en brazos a los corderos y hace recostar a las madres. Esa imagen de llevar los corderos sobre el pecho y llevar dulcemente a las madres: esta es la ternura. El Seor nos consuela con ternura. Dios es poderoso y no tiene miedo de la ternura. l se hace ternura, se hace nio, se hace pequeo. El mismo Jess lo dice: "As es la voluntad del Padre, que ni siquiera uno de estos pequeos se pierda".pierda". A los ojos del Seor cada uno de nosotros es muy, muy importante.portante. Y l se da con ternura. Y as nos hace ir adelante, dndose condose con esperanza. Esto ha sido principalmente el trabajo de Jess. (Cf. S.S.(Cf. S.S. Francisco, 10 de diciembre de 2013, homila en la capilla de Santade Santa Marta).
  • ReflexinReflexin Quin no se conmueve ante la sonrisa de un nio? En cambio, si un joven es irresponsable, le acusamos de ser como un nio, un infantil, un inmaduro. Cmo es posible, entonces, que Jess nos diga que debemos hacernos nios para entrar en el reino de los cielos? El mismo Jesucristo en otro momento de su vida reconoce que un adulto no puede entrar en el seno de su madre y volver a nacer. En cambio, hay elementos de la etapa infantil que conviene mantener durante toda la vida y enriquecerlos con la madurez de la vida adulta. La sencillez e inocencia del nio le lleva a confiar planamente en sus paps. l sabe que sus padres le quieren mucho y buscan siempre lo mejor para su vida. Dios, como Padre de nuestras vidas, desea tambin que, como hijos suyos, confiemos en l, con la certeza de que su amor cuida de nosotros y, por lo tanto, todo lo que l permite es lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo entendamos con claridad. Para un nio es fcil entender que Dios se ayuda de sus ngeles para protegerle. Del mismo modo, el adulto ha de mantenerse en la sencillez del nio, para reconocer la necesidad que tiene de ayuda y para dejar actuar a su ngel custodio. Creemos en nuestro ngel custodio o ya le hemos relegado a ser un objeto de supersticin?
  • PropsitoPropsito Ante las tentaciones que se me puedan presentar hoy, pedir a Dios su gracia para evitar, incluso, el pecado venial. Dilogo con CristoDilogo con Cristo Gracias, Seor, por mi ngel de la guarda y por la gran esperanza que surge de esta meditacin. La cultura admira a la persona que por su propio esfuerzo tiene xito, y esto es bueno. Pero, como tu hijo, debo tener una visin ms amplia: atesorar esa confianza y dependencia a tu gracia, que es la que realmente lograr la trascendencia de mi vida. Adems, siempre recordar que hay muchas ovejas sin pastor que no deben quedarse atrs ni perderse, si en m est el poder ayudarles a volver o encontrar el redil.