Cp.44.6. henry a giroux

download Cp.44.6. henry a giroux

of 55

  • date post

    29-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    1.221
  • download

    6

Embed Size (px)

Transcript of Cp.44.6. henry a giroux

1. Cuadernos Polticos, nmero 44 Mxico, D. F., editorial Era, julio-diciembre de 1985 pp. 36-65.Henry A. GirouxTeoras de la reproduccin y laresistencia en la nueva sociologade la educacin: un anlisis crticoEn la ltima dcada, el concepto de reproduccin de Karl Marx ha sido una de lasideas estructuradoras ms importantes en las teoras socialistas de la enseanza. Marxasevera que todo proceso social de produccin es, al mismo tiempo, un proceso de reproduccin [...] La produccin capitalista por lo tanto [...] produce no slo mercancas, no slo plusvalor, sino que tambin produce y reproduce la relacin capitalista: por un lado el capitalista, por el otro, el trabajador asalariado.1Los educadores radicales han dado a este concepto un lugar privilegiado en eldesarrollo de una crtica de la visin liberal de la enseanza. Ms an, lo han utilizadocomo sustento terico para desarrollar una ciencia crtica de la educacin.2 Hasta aqu,la tarea slo ha tenido un xito parcial.Al contrario de las afirmaciones de los tericos e historiadores liberales de que laeducacin pblica ofrece posibilidades de desarrollo individual, movilidad social ypoder poltico y econmico a los desprotegidos y desposedos, los educadores radicaleshan insistido en que las funciones primordiales de la escuela son: la reproduccin de laideologa dominante, de sus formas de conocimiento, y la distribucin de las habilidades1 Marx, El Capital, I, Progress Publishers, Mosc, 1969, pp. 531-322 Para un anlisis crtico del significado de la nocin de reproduccin de Marx en la teora social, vase HenriLefevre, The Survival of Capitalism, St. Martins Press, Nueva York, 1973. Para una resea critica de la literaturaeobre la enseanza que toma como punto de partida la nocin de reproduccin, vase: Michael Apple,Ideology and Curriculum, Routledge & Kagan Paul, Londres, 1979; Henry A. Giroux, Ideology, Culture and theProcess of Schooling Temple Univ. Press, Filadelfia, 1981; Geoff Whitty and Michael Young, comps., Society,State and Schooling, Falmer Press, Sussex, 1977; Len Barton, Roland Meighan y Stephen Walker, comps.Schooling, Ideology and Curriculum, Falmer Press, Sussex, 1980; Samuel Bowles y Herbert Gintis Schooling inCapitalist America, Basic Books, Nueva York, 1977. 2. necesarias para la reproduccin de la divisin social del trabajo. Desde la perspectivaradical, las escuelas como instituciones slo podran ser entendidas mediante un anlisisde su relacin con el Estado y la economa. Segn este punto de vista, la estructuraprofunda o el significado subyacente de la enseanza slo podra descubrirse a travs deun anlisis de cmo las escuelas han funcionado como instrumentos de la reproduccinsocial y cultural; es decir, cmo han legitimado la racionalidad capitalista y apoyado lasprcticas sociales dominantes.En lugar de culpar a los estudiantes por su fracaso educacional, los educadoresradicales culpan a la sociedad dominante. En lugar de abstraer las escuelas de ladinmica de desigualdad y de los modos de discriminacin clase-raza-sexo, las escuelasson consideradas como agencias centrales en la poltica y en los procesos de dominio.En contraste con la visin liberal de la educacin como el gran igualador, loseducadores radicales ven los objetivos de la enseanza de una manera muy diferente.Como dice Paul Willis: La educacin no persigue la igualdad, sino la desigualdad [...] El propsito principalde la educacin, el de la integracin social de una sociedad de clases, slo puedelograrse preparando a la mayoria de los chicos para un futuro desigual, y asegurandosu subdesarrollo personal. Lejos de reconocer en la economa papeles productivos quesimplemente esperan ser "imparcialmente" llenados por los productos de laeducacin, la perspectiva de la "Reproduccin", a la inversa, sugiere que laproduccin capitalista y sus papeles exigen ciertos resultados educacionales.3En mi opinin, los educadores radicales presentan un serio desafo al discurso y a lalgica de las perspectivas liberales de la enseanza. Pero han hecho ms que eso. Hantratado de disear un discurso nuevo y una serie de categoras en tomo a la tesis de lareproduccin. Despojaron a las escuelas de su inocencia poltica y las conectaron a lamatriz social y cultural de la racionalidad capitalista. En efecto, mostraron que sonescuelas reproductoras en tres sentidos. Primero, las escuelas proporcionan a lasdiferentes clases y grupos sociales el conocimiento y las habilidades necesarias para3 Willis, "Cultural Production and Theories of Reproduction", en Race, Class and Education, LenBarton y Stephen Walker comps., Croom-Helm, Londres, 1983, p. 110 3. ocupar su lugar respectivo en una fuerza de trabajo estratificada en clases, razas y sexos.Segundo, las escuelas son reproductoras en el sentido cultural, pues funcionan en partepara distribuir y legitimar formas de conocimiento, valores, lenguaje y estilos queconstituyen la cultura dominante y sus intereses. Tercero, las escuelas forman parte delaparato estatal que produce y legitima los imperativos econmicos e ideolgicos quesubyacen al poder poltico del Estado.Los tericos radicales de la reproduccin se han referido a estas formas dereproduccin para idear un conjunto especfico de preocupaciones que ha dado forma ala naturaleza de su investigacin y estudio de la educacin. Estas preocupaciones se hancentrado en el anlisis de las relaciones entre la enseanza y el lugar de trabajo; 4 de lasexperiencias educacionales especficas de clase y las oportunidades de trabajo quesurgen para distintos grupos sociales;5 de la cultura de la escuela y las culturas de clasede los estudiantes que van a ellas;6 y de la relacin entre las funciones econmicas,ideolgicas y represivas del Estado y cmo stas afectan las polticas y prcticas de laescuela.7La teora de la reproduccin y sus diferentes explicaciones acerca del papel y de lafuncin de la educacin han resultado invaluables, pues han contribuido a unentendimiento ms amplio de la naturaleza poltica de la enseanza y su relacin con lasociedad dominante. Pero debe subrayarse que la teora no ha logrado lo que prometa:proporcionar una ciencia crtica de la enseanza en trminos ms amplios. Los tericosde la reproduccin han puesto un gran nfasis en la idea de dominacin en sus anlisis yhan fracasado en proporcionar una comprensin ms amplia de cmo los maestros, losestudiantes y otros sujetos humanos se renen en un contexto histrico-socialdeterminado tanto para crear como para reproducir las condiciones de su existencia.Ms especficamente, las razones que dan los tericos de la reproduccin sobre laenseanza se han conformado, a menudo, en base a versiones estructural-funcionalistasdel marxismo que subrayan que la historia se hace "a espaldas" de los miembros de lasociedad. La idea de que los pueblos hacen la historia, incluidas sus coacciones, ha sidodesechada. En verdad, el sujeto humano generalmente "desaparece" en medio de unateora que no da cabida a momentos de autocreacin, mediacin y resistencia. Estas4 Bowles y Gintis, op. cit.5 Jean Anyon, "Social Class and the Hidden Curriculum of Work", Journal of Education, 162, 1980, pp.67-926 Pierre Bourdieu y Jean Claude Passeron, Reproduction in Education, Society and Culture, Sage,Beverly Hills, 1977.7 Nicos Poulantzas. Classes in Contemporary Society, Verso Books, Londres, 1978 4. razones nos dejan, con frecuencia, una visin de la enseanza y de la dominacin queparece haber salido de una fantasa orwelliana; las escuelas son percibidas comofbricas o prisiones, los maestros y estudiantes por igual actan simplemente comopeones de ajedrez y sustentadores de papeles constreidos por la lgica y las prcticassociales del sistema capitalista.Al rebajar la importancia del factor humano y la nocin de resistencia, las teoras de lareproduccin ofrecen muy poca esperanza para desafiar y cambiar las caractersticasrepresivas de la enseanza. Al ignorar las luchas y contradicciones que existen en lasescuelas, estas teoras no slo disuelven la intervencin humana [human agency]; sinsaberlo, proporcionan una excusa para no examinar a maestros y estudiantes en marcosconcretos dentro de la escuela. De esta manera, se cierran la oportunidad de detectarcundo hay una diferencia sustancial entre la existencia de varios modos de dominacinestructurales e ideolgicos y sus formas efectivas de desarrollo y sus efectos.La investigacin reciente sobre la enseanza en los Estados Unidos, Europa y Australiaha representado tanto un reto como un intento de ir ms all de las teoras de lareproduccin. Esta investigacin pone nfasis en la importancia del factor humano y laexperiencia en tanto piedras angulares de la teora en el anlisis de la compleja relacinentre las escuelas y la sociedad dominante. Organizados en torno a lo que yo sinpretensin de exactitud llamara teora de la resistencia, estos anlisis se centran en lasnociones de conflicto, lucha y resistencia.8Al combinar los estudios etnogrficos con estudios culturales europeos msrecientes, los tericos de la resistencia han intentado demostrar que los mecanismos dela reproduccin social y cultural nunca son completos y siempre encuentran elementos deoposicin parcialmente manifiestos.9 En efecto, los tericos de la resistencia han8 Ejemplos representativos encontramos en: Michael Apple, Education and Power, Routledge & KeganPaul, Londres, 1982; Richard Bates, "New Developments in the New Sociology of Education", BritishJournal of Sociology of Education, 1, 1980, pp. 67-79; Robert W. Connell, Dean J. Ashenden, SandraKessler y Gary W. Dowsett, Making The Difference, Allen & Unwin, Sidney, 1982; Geoff Whitty,Ideology, Politics and Curriculum, Open Univ. Press, Londres, 1981; Henry A. Giroux, Theory andResistance in Education, Bergin and Garvey, South Hadley, Mass., 1983.9 Paul Willis, Learning to Labour, Hearth, Lexintong, 1977; Womens Study Group. Centre forContemporary Cultural Studies, Women Take Issue, Hutchinson, Londres, 1978; David Robins y PhilipCohen, Knuckle Sandwich: Growing Up in a Working Class City, Pelican Books,